Con la tecnología de Blogger.

Social Icons

Seguir a eloymartinezcue en Twitter Seguir a iniciaBlog en Facebook Seguir a Información Oncológicaen RSS Seguir a Eloy Martinez en YouTube Mi Ping en TotalPing.com

Popular Posts

Followers

miércoles, 4 de mayo de 2011

Tendinitis, tendinosis y otras tendinopatias

Al igual que una cuerda esta formada por muchos finos hilos uno junto al otro, los tendones son como cuerdas formadas por muchas fibras una cerca de otra. Todos los músculos terminan en tendones en ambos extremos, con los cuales se anclan al hueso, para así al contraerse, producir el movimiento; de este modo cada musculo tendrá uno o varios tendones desde donde se origina y uno terminal, la parte del tendón mas cercana al hueso al que se ancla recibe el nombre de entesis. Los tendones son por lo tanto estructuras que están sometidas continuamente a las tensiones que generan los músculos, cuando estas son excesivas o muy repetidas puede originar la enfermedad. Los tendones además están rodeados de una envoltura dentro de la cual existe un líquido que lubrica el tendón y facilita el movimiento de este al disminuir la fricción con el resto de estructuras que lo rodean, la envoltura recibe el nombre de vaina tendinosa o vaina sinovial.

Tendinitis

La tendinitis es la inflamación del tendón, aunque para ser más exactos la inflamación ocurre en la envoltura del tendón. Dentro del propio tendón, dependiendo de la causa de la tendinitis, puede aparecer rotura de fibras.

 

Las causas mas frecuentes de tendinitis son la traumáticas y las de origen reumático:


En el caso de las tendinitis traumáticas estas se pueden originar por un solo traumatismo violento o por traumatismos repetidos de menor intensidad que generalmente son de origen laboral o deportivo. En estos casos se producen roturas de las fibras del propio tendón lo que deriva en dolor e inflamación de su envoltura.
Cuando el causante de la tendinits es una enfermedad reumática, el organismo genera anticuerpos que atacan al tendón y a su envoltura.
Existen otros motivos por los que se pueden dar la tendinitis como son las de origen infeccioso, debida a ciertos medicamentos. Etc..
El síntoma principal es el dolor en el trayecto del tendón, este dolor aumenta al realizar maniobras que fuercen o estiren el tendón. Cuando la inflamación ocurre cerca de la zona de anclaje se suele llamar entesitis y el dolor se puede percibir mas localizado en el punto de unión al hueso.
El tratamiento en fase aguda se suele realizar mediante reposo y antiinflamatorios durante 3 semanas en la mayoría de los casos. Cuando existe una causa bien definida que de origen a la tendinitis, como en el caso de las infecciones, se deberá realizar el tratamiento propio de esta. La reincorporación a la actividad diaria habitual suele realizarse de manera progresiva y en muchas ocasiones requiere de tratamiento rehabilitador. Las infiltraciones también pueden resultar efectivas para controlar el dolor y la inflamación.
Las tendinitis crónicas y las tendinosis: Cuando las tendinitis se hacen repetidas o de larga duración (más de 6 meses) reciben el nombre de tendinitis crónica. En esta situación el tendón suele sufrir roturas internas de fibras, con la posterior cicatrización de estas roturas se forman nódulos, este nuevo tejido que forma la cicatriz en el interior del tendón es mas débil que el tendón sano. Por lo tanto al cabo del tiempo y tras sufrir tendinitis repetidas el tendón puede aparecer debilitado en ciertos puntos y engrosado en otros, a esta degeneración del tendón se le llama tendinosis.
El tratamiento de la tendinosis es mas complejo, depende sobretodo del tendón que esta afectado y de los síntomas que produce. Para algunos casos, como en las tendinosis de los tendones del hombro (manguito de los rotadores), se suele realizar tratamiento rehabilitador para mejorar la movilidad y fortalecer el resto de la musculatura y así descargar los tendones de los músculos lesionados. En otros casos, como el tendón de Aquiles, cuando produce dolor que no mejora con el tratamiento habitual (rehabilitación y antiinflamatorios) se puede optar por la cirugía, se realizan escoriaciones que son pequeños cortes longitudinales a lo largo del tendón. Cuando el origen de la tendinosis es bien conocido como en el caso de las debidas a enfermedades reumáticas o las debidas a compresiones externas del tendón se deberá tratar el causante de la tendinosis.
Rotura tendinosa:
La rotura suele aparecer en tendones con tendinosis, es decir en tendones que han sufrido tendinitis previas, y generalmente suele romperse al realizar un movimiento brusco o un esfuerzo. Con la rotura del tendón se produce dolor muy intenso de forma súbita, se acompaña de incapacidad para realizar ciertos movimientos. El dolor de la rotura los pacientes característicamente lo describen como el de haber recibido una “pedrada” en el talón. La tendinosis además de favorecer la rotura espontanea del tendón puede dificultar la reparación mediante la cirugía ya que en el tendón degenerado tiende a deshilacharse al intentar suturarlo, por lo que en muchas ocasiones se refuerza la sutura con tendones sanos extraídos de otras localizaciones.
Entesitis:
Es la inflamación del tendón en su punto de anclaje al hueso, en muchas ocasiones los médicos las llaman tendinitis ya que las causas y en general el tratamiento es el mismo, la única diferencia es que el dolor suele estar mas localizado en el punto de anclaje y puede producir un dolor referido, es decir un dolor que se siente a lo largo del hueso al que se ancla. Un cierto numero de tendinitis de los tendones del manguito de los rotadores son en realidad entesitis, y el dolor se siente en el hombro pudiéndose extender hacia el resto del brazo por su cara externa. Las entesitis al igual que las tendinitis pueden cronificarse, y a la larga en esta región del tendón lesionado tiende a acumular calcio y por lo tanto a osificarse (se forma hueso ahí donde había tendón) que se puede ver en las radiografías como pequeños “picos o pinchos” que salen de la superficie del hueso.
El tratamiento inicial es idéntico al de las tendinitis: reposo, antiinflamatorios, rehabilitación, infiltraciones. En algunos casos, cuando el dolor es persistente e incapacitante y no mejora con otras medidas menos agresivas, se opta por la cirugía: que en la mayoría de los casos consiste en despegar el tendón de su punto de anclaje al hueso, siempre que el tendón no sea de vital importancia para producir un movimiento ya que la función que cumple la puedan realizar otros tendones vecinos.

vía:http://www.cirugiaarticular.com/

Otros Blogs de la red:

Recursos infantilOncologíaRecursos PrimariaTraumatoligía y Fisioterapia

Libros ElectrónicosiPad Español

0 comentarios :

Wibiya Widget