Con la tecnología de Blogger.

Social Icons

Seguir a eloymartinezcue en Twitter Seguir a iniciaBlog en Facebook Seguir a Información Oncológicaen RSS Seguir a Eloy Martinez en YouTube Mi Ping en TotalPing.com

Popular Posts

Followers

martes, 13 de marzo de 2012

Abdominales Hipopresivos, ¿Qué son?

Continuamos valorando y descartando “nuevas” terapias o tendencias en la fisioterapia moderna que va aceptando, dentro de un marco científico y con base evidente, técnicas o conceptos revolucionarios que contradicen otras más “antiguas” o que se habían hecho toda la vida.

Hoy hablaremos de la gimnasia abdominal hipopresiva, un concepto nuevo de entender la contracción vía refleja de la zona abdominal y los músculos del suelo pélvico, con todo ello lo que significa y dónde se puede aplicar.

El creador de dicha técnica es Marcel Caufriez, doctor en Kinesiterapia y Readaptación por la Universidad libre de Bruselas, fundador de la reeducación uro-ginecológica en Bélgica y Canadá, y un extenso currículum que podéis ver en su página.

Por tanto, ya sabéis por donde pueden ir los tiros, hacia la rehabilitación del suelo pélvico y toda su reeducación para recuperar su funcionalidad.

La técnica consiste en iniciar un buen control respiratorio (como siempre enseñamos en fisioterapia respiratoria) que debe ser abdomino-diafragmático, debido a que con ello conseguimos muchas ventajas ya de inicio, como sería una mayor ventilación pulmonar, mayor perfusión de oxígeno en sangre, menor gasto energético en la respiración ya que no se necesitaría musculatura accesoria respiratoria (como ECM, escalenos, pectoral) y relajación generalizada del cuerpo.

Además, dicha gimnasia asienta una buena base postural, por aquello de facilitar la respiración a través de la correcta colocación de la columna, parrilla costal y pelvis (grosso modo), todo ello muy ligado al correcto movimiento de la caja torácica durante la respiración. Ésta técnica estaría incompleta si no tenemos en cuenta nuestro sistema nervioso y su correcta memorización sobre la ejecución óptima de los ejercicios, no sin antes enfatizar en las sensaciones que percibe el paciente y los estímulos propioceptores que le ofrecemos.

Partiendo de ésta base y una vez conseguida una reeducación respiratoria y una colocación postural favorecedora, la técnica continua con respiraciones lentas y profundas abdomino-diafragmáticas, hasta que se realiza una espiración larga, posteriormente una apnea y finalmente dirigir la orden a tu cerebro de inspirar pero sin hacerlo, intentando abrir la parrilla costal. Difícil, ¿no? Lo curioso es que al realizar ésta orden, la barriga se te mete hacia dentro, generando una hipopresión o sensación de succión hacia tu esternón. Intentamos aguantar con esa succión entre 7 y 15 segundos y recuperamos de nuevo con respiración abdomino-diafragmática lenta y profunda.

Justo en el momento que vamos a realizar dicha succión, no se nos debe olvidar dar la orden de contracción de serratos (por su inserción costal) que ayudarán a acabar de abrir las costillas y favorecer toda la contracción refleja de la faja abdominal y el suelo pélvico.

Por eso la importancia de la diferencia entre meter tripa e hipopresivo.

Eso es todo, no hay más. A partir de ésta técnica, ya se pueden combinar varias posturas, material para estimular aferencias, estiramiento global de la cadena muscular posterior, etc. Todo encaminado a disminuir la presión intraabdominal, un mayor control de la respiración, una reeducación postural y sobre todo, un beneficio para la musculatura del suelo pélvico en general.

¿Porqué queremos trabajar de forma refleja y no voluntaria? Se trabaja de dicha manera para ejercitar la musculatura postural tónica, la que mantenemos en contracción de forma involuntaria (en éste caso la que sustenta las vísceras), y ella es inervada por las motoneuronas gamma. Por tanto, necesitamos trabajar de forma refleja para poder ejercer dicha contracción y formar una buena faja abdominal tónica que sustente nuestras vísceras ante la presión de la gravedad. De todo ello, se verá beneficiada la musculatura del suelo pélvico, puesto que eliminará cierta carga o presión que ejercen las vísceras, además verse reforzada por la contracción de los abdominales tónicos (pequeña cadena muscular abdominal-suelo pélvico). 

¿Por qué trabajo abdominal hipopresivo y no los ejercicios de toda la vida?
Para realizar los ejercicios abdominales considerados "de toda la vida" se necesita mucha fuerza para flexionar el tronco, y al ejercer la contracción abdominal, se genera una presión elevada desplazando las vísceras hacia la parte caudal, donde son sustentadas por los músculos del suelo pélvico, hecho que si además ellos están debilitados, pueden llegar a ceder formándose los ya conocidos prolapsos. 

Además, observamos que para realizar una flexión de tronco (ejercicio abdominal clásico) se necesita una musculatura abdominal voluntaria inervada por motoneurona alpha. Realmente sería todo lo contrario a lo que se necesita para mantener un buen tono postural en reposo y un correcto sustento para las vísceras, si bien recordamos que de ello se encargaban los abdominales posturales o tónicos.

Aquí podéis ver un breve reportaje-resumen sobre la gimnasia abdominal hipopresiva:

Ahora, vamos a lo de siempre, evidencia científica, quién se lucra de ello, ¿funciona realmente?...

Encontramos estudios en Pubmed sobre la gimnasia abdominal hipopresiva dirigida a reeducación del suelo pélvico y al tratamiento en escoliosis idiopática:

Can hypopressive exercises provide additional benefits to pelvic floor muscle training in women with pelvic organ prolapse?

Añadir ejercicios hipopresivos al reentrenamiento del suelo pélvico (ejercicios de Kegel), no mejora la función de la musculatura del suelo pélvico. Ambos grupos de tratamiento obtuvieron mejores resultados que el grupo de control.

No por ello, no significa que los hipopresivos no funcionen, sino que a lo mejor combinados con los de Kegel, muestren mejores resultados en la reeducación del suelo pélvico, por lo que la erradicación de la incontinencia urinaria se vería favorecida.

[Preliminary study on the action of hypopressive gymnastics in the treatment of idiopathic scoliosis].

Los resultados más significativos fueron: una tendencia a llegar a la estabilización de la inclinación y la rotación vertebral en la escoliosis además de la estabilización de la giba, lo que probablemente mejoraría la función respiratoria.

En resumen, y para mi, éste tipo de gimnasia puede servir como tratamiento adjunto a la reeducación del suelo pélvico que ya se estaba realizando anteriormente, pero partimos de la ventaja que los hipopresivos son menos invasivos para el paciente que no quiera mostrar su intimidad. Debe servir como terapia o ayuda a reeducación postural (como muestra el pequeño estudio sobre la escoliosis idiopática) pero creo que la pequeña problemática viene cuando se usa con fines estéticos, como son reducir el perímetro de cintura entre otros detalles absurdos (se reduce el perímetro abdominal en reposo por la mejora del tono postural en reposo). Si yo no hago ejercicio cardiovascular que queme las grasas, no reduciré el perímetro abdominal puesto que dicha grasa ocupa espacio en el abdomen.

Finalmente, mencionar que como toda técnica, tendrá sus seguidores y detractores, pero creo que la problemática surge en que uno piensa antes en lucrarse a través de enseñar a pacientes y a otros profesionales del sector (fisios,INEF), que en demostrar su evidencia y realizar más estudios piloto sobre la efectividad de dicha técnica, método o concepto.

Vía:

Otros Blogs de la red:

Recursos infantilOncologíaRecursos PrimariaTraumatoligía y Fisioterapia Libros ElectrónicosiPad Español

0 comentarios :

Wibiya Widget