Con la tecnología de Blogger.

Social Icons

Seguir a eloymartinezcue en Twitter Seguir a iniciaBlog en Facebook Seguir a Información Oncológicaen RSS Seguir a Eloy Martinez en YouTube Mi Ping en TotalPing.com

Popular Posts

Followers

martes, 25 de mayo de 2010

10 consejos para evitar lesiones durante la operación bikini.

- SOMACOT (Sociedad Matritense de Cirugía Ortopédica y Traumatología) ha lanzado una serie de consejos con el fin de evitar posibles lesiones durante la llamada “operación bikini”.

- Calentar, seguir unas rutinas, evitar obsesionarse, no excederse con el ejercicio, conocer nuestro cuerpo o realizar estiramientos son algunos de los consejos facilitados por SOMACOT para reducir los riesgos de sufrir una lesión.


Madrid, mayo de 2010.- SOMACOT, la Sociedad Matritense de Cirugía Ortopédica y Traumatología, ha hecho público un listado de diez consejos para evitar lesiones durante la “operación bikini”.

Según SOMACOT, contracturas, distensiones, roturas de ligamentos, esguinces, dislocaciones y roturas son las lesiones más comunes que puede provocar el excesivo ejercicio. Rodillas, tobillos, hombros y muñecas son las articulaciones que más sufren. Por su parte, bíceps, tríceps, cuádriceps y abdominales los músculos que más problemas experimentan.

En palabras del Dr. José Miguel Guijarro, Presidente de SOMACOT “Con el buen tiempo a mucha gente le entran las prisas por lucir un cuerpo atlético y estilizado. La llegada del verano es el pistoletazo de salida para dietas agresivas y sesiones incontroladas de ejercicio. Sin embargo, pretender conseguir un cuerpo “diez” en unas pocas semanas, cuando durante todo el año no se ha hecho nada por mantenerse en forma es contraproducente, ya que una práctica irracional del deporte puede provocar multitud de lesiones.”

CONSEJOS. LOS TRAUMATÓLOGOS RECOMIENDAN:

No obsesionarse: En este periodo del año las personas sufren una preocupante obsesión por cuidar su cuerpo y tenerlo a punto. Es importante ser consciente de que por mucho que uno machaque su cuerpo durante un mes, no va a conseguir resultados extraordinarios. Hacer ejercicio es saludable, pero siempre que se haga de una manera controlada y evitando los excesos.

Calentar: Antes de realizar cualquier actividad física es recomendable preparar al cuerpo. Comenzar con unos sencillos ejercicios que activen los músculos y los prepare para el desgaste físico que van a sufrir a continuación. Con 15 ó 20 minutos de calentamiento previo aumentaremos la flexibilidad muscular y articular, los reflejos, la oxigenación de la sangre y el ritmo cardiaco.

Realizar ejercicio gradualmente: No se puede pretender hacer en un día lo que no se ha hecho durante meses, ni pasar de no mover un músculo a pasarse horas en el gimnasio. El ejercicio debe realizarse de forma gradual. Conviene comenzar haciendo ejercicios de poco desgaste o durante un corto periodo de tiempo, para progresivamente ir aumentando la intensidad y la duración de la actividad física.

Dosificar: Si no se es deportista habitual, someter al cuerpo a jornadas maratonianas de gimnasio puede resultar perjudicial. Lo más adecuado es realizar este tipo de ejercicios n máximo de 2 o 3 veces por semana, y completar la semana con otro tipo de actividades físicas menos exigentes y que no supongan el desplazamiento a un gimnasio, basta con hacer abdominales, hacer cuclillas contra la pared, flexiones o simplemente caminar.

Seguir los consejos de un preparador físico: Lo más común es lanzarse a realizar ejercicio sin saber muy bien qué es lo que nos conviene, sobre todo si acudimos al gimnasio. Es importante dejarse asesorar por un preparador físico que nos indique qué ejercicios se adecuan mejor a nuestra anatomía, la manera correcta de realizarlos y el tiempo que debemos dedicar a cada rutina.

Seguir unas tablas: El ejercicio de manera descontrolada no sirve para nada. Más vale poco ejercicio pero de calidad, que mucho y poco efectivo. Lo más adecuado es seguir unas rutinas, unas tablas que se acomoden a las necesidades de cada persona y ejerciten los músculos de manera controlada y sin desmesura.

Conocer tu cuerpo: Es importante conocer las debilidades y las posibilidades de nuestro cuerpo a la hora de realizar ejercicio. Nuestra edad, historial clínico y actual estado de forma son variables que debemos tener en cuanta antes de acometer una actividad física exigente. Tener claro cuándo decir basta nos evitará más de un problema.

Hacer estiramientos: La realización de estiramientos una vez finalizada cualquier actividad física suele pasarse por alto pero, está demostrado que dedicar unos 10 ó 15 minutos a estirar los músculos tras haber realizado ejercicio evita las sobrecargas y favorece la recuperación muscular.

Ingerir adecuadamente alimentos: Muchas personas asocian operación bikini con disminución de ingesta de alimentos, algo que sólo debe hacerse de una forma controlada. Si además, a esto le sumamos un aumento de nuestra actividad física, el riesgo de problemas aumenta. Hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales (calcio, potasio y fósforo) o antioxidantes no deben faltar en ninguna dieta, ya que ayudan a la relajación y recuperación de los músculos. Lo adecuado es intentar quemar unas 500 calorías diarias con ejercicio.

Acudir a especialistas: Más vale prevenir que curar. Es recomendable que ante cualquier posible duda, dolor persistente, o cualquier posible síntoma que aparezca durante la práctica de ejercicio se acuda a los especialistas. Éstos evaluarán y recomendarán la mejor solución a tu problema.

Sobre SOMACOT

La Sociedad Matritense de Cirugía Ortopédica y Traumatología agrupa a más de 400 especialistas del sector que desarrollan su actividad en la Comunidad de Madrid. SOMACOT fue creada hace 23 años, en 1987, con el objetivo de fomentar el estudio, la investigación y el desarrollo de la cirugía ortopédica y la traumatología en el plano científico y favorecer el desarrollo profesional dentro de su ámbito autonómico. 



Fuente:Noticias Medicas.es

0 comentarios :

Wibiya Widget